Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

El vicio del sexo "coger hasta mas no poder"

8 Julio 2015 , Escrito por Coronel Sarcasmo Etiquetado en #Sociedad y Cultura

El SEXO COMO UN VICIO

La heroína kamasutrica de muchos.

Cuando hablamos de sexo, estamos hablando nada más y nada menos que de uno de los componentes más fundamentales y esenciales de la condición humana, quien sea el “dios” que nos creó nos doto con la capacidad de disfrutar del sexo más allá de la mera función biológica de reproducción. Hasta donde se sabe, el ser humano es de los pocos animales que tiene sexo por placer, ya que la mayoría de las especies de la tierra lo hacen en ciclos controlados, cuando la hembra entra en celo o cuando las condiciones ambientales, estacionales e incluso biológicas lo permiten, por algo será que los animales no engendran en cautiverio. Siempre he dicho que el humano es un caso bien particular, ya que hemos hecho del sexo algo muy sobrevalorado y entorno a él, giran muchas cosas de nuestra vida diaria.

Imperios, ciudades (no olviden a Troya y el tremendo culo de helena), empresas, sociedades, patrimonios familiares y otra lista de tópicos se han ido al carajo gracias a un buen polvote, al parecer el sexo y eso no es ningún misterio, domina una buena parte de la vida social de toda la raza humana. La importancia o no que le demos al sexo que es claro que marca muchísimos aspectos de nuestras vidas, ya será cosa de cada quien. Pero siendo también objetivos, el sexo es una de las cosas más maravillosas que existen, ya que el placer que se siente cuando se experimenta es exactamente igual que el de una droga de aquí el eje central de este artículo, el sexo como un vicio, como la “cocaína” de muchos a lo largo y ancho del planeta tierra. Seguramente quien sea que nos haya creado nos doto con dicha cualidad ya que, seguramente, sin el disfrute del sexo no nos placería reproducirnos, esto le sucede a muchos animales que por el tamaño del pene del macho o por otras condiciones del coito, el sexo es un martirio y lo llevan a cabo meramente por la necesidad de conservar la especie.

El sexo como la nueva cocaína del siglo 21.

El Kamasutra, que es ese genial libro de sexo hindú (por algo la india esta por los 900 millones de habitantes, no?), las sex shop, el porno y la amplia gama de fetiches entorno al goce del sexo son ya parte de la vida en pareja, y siendo sexo consiente o no, se lleva a cabo de múltiples maneras. Es la forma efectiva de lograr buenas notas en la universidad, de conseguir buenos puestos de trabajo o de lograr muchas metas, es el “papel moneda” más efectivo y eficiente con el que se cambian muchos elementos en el campo laboral, académico y si, aunque no se crea, en lo gubernamental. Pero entonces como controlar algo que esta insertado íntimamente en nuestro ADN? Como controlarse al ver un cuerpo jugoso a nuestro entero gusto? Como medirse cuando uno de nuestros fetiches favoritos (de raza, de tamaño de cola o senos, etc, etc ) camina frente a nuestros ojos? Como coartar algo que es parte de la condición humana tanto como la necesidad de alimentarse?, pues algo verdaderamente difícil de hacer, pero no imposible. Sin llegar al extremo ultra religioso-recalcitrante de abstenerse del sexo, si es un “vicio” que se puede y se debe controlar, enfermedades e hijos no deseados son cosas que después nos pueden costar carísimo, en millones y millones y millones en costos tanto realmente económicos como simbólicos en la universidad de la vida.

Cuando el sexo más allá del natural y medido goce del que se debe tener, se convierte en un vicio maluquero por la frecuencia y promiscuidad con que se lleva es cuando se convierte en un problema, justo como sucede con el alcohol o incluso algunas drogas de bajo nivel. TODO, absolutamente todo en la vida se puede controlar y dominar con fuerza de voluntad o a veces con elementos distractores que nos saquen de la rutina o monotonía o tristeza que nos obliga a depender de estos narcóticos o del sexo como “el polvo” que queremos esnifar cada vez que queremos.

Cuando “nos echamos un buen polvo” es aquella sensación placentera la que, aun despegada de los afectos, nos produce gran satisfacción. Y digo despegada de los afectos ya que por más buen sexo que nos pueda proporcionar una persona si no hay afecto, si no es nuestra pareja, si no hay amor y es nada más que una buena chica guarra, pues entonces resulta en un efecto placebo de esa necesidad que aspiramos satisfacer como cuando tenemos hambre y comemos pan, ya que el pan llena pero no nutre, y solo “embucha” el estómago haciéndonos creer que estamos llenos, justo así pasa con el sexo desafectivo.

Igual que el alcohol, en dosis controladas el sexo es incluso beneficioso, produce cierta cantidad de endorfinas y otras sustancias del cuerpo que están asociadas al placer y el bienestar, adrenalina y otros elementos que incluso, son necesarios. No podemos olvidar que existe una natural diferencia entre SEXO y HACER EL AMOR, la primera es solo el acto sexual por mas bueno que sea, el segundo es eso mismo pero con el ingrediente afectivo fundamental, ya que, lo digo por experiencia y sé que estarán de acuerdo, no hay nada más bendito que ver como la persona que amas se corre y se retuerce en un contorcionismo orgásmico cuando están juntos.

Finalmente cabe resaltar que NO soy ningún experto, solo hablo a través de más de 13 años de experiencia en la universidad de la vida, cosa que cualquiera que haya vivido más de los 30 años que tengo sabrá corroborar, solo manifestando mi opinión afirmo que cuando el sexo se convierte en vicio no solo nos arriesgamos a efectos colaterales indeseados como hijos y enfermedades, sino que también llegamos a lastimar corazones y sentimientos de aquellos que se toman muy en serio esto del sexo. Que sin necesidad de suprimirlo debemos dosificarlo, y que lo peor que le puede pasar a un ser humano es caer en la ninfomanía o en la promiscuidad extrema, ya que una vez llegado a ese punto NO  hay retorno a un aparato sexual normal, y siempre se hará lo que sea por consumir del vicio, así como un adicto a la heroína buscara siempre el modo, sin importar lo que cueste, para calmar su vicio.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post