Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

El condón de hace 60 años

13 Septiembre 2015 , Escrito por Coronel Sarcasmo Etiquetado en #Vloggs

 EL CONDON DE HACE  60 AÑOS

Los años de principios del siglo 20 eran épocas pintorescas de una sutil y bruta idiosincrasia que más allá de criticarla desde una cómoda silla del siglo 21, como hacemos con la edad media (si, lo se criticar es fácil desde la cómoda visión de la post modernidad), en verdad aun siendo el inicio del siglo 20 la gente era muy ignorante y violenta, podían y estaban en capacidad de hacer muchas cosas bien, aun en su tiempo. En Colombia se mataban por cuestiones políticas, eran esos años locos de los 20’s y los 30’s donde chulavitas y pájaros mataban a diestra y siniestra, donde Colombia a penas se recuperaba de la perdida de panamá y de otras pugnas sangrientas que trajeron ríos de sangre y manchas ineludibles a la historia patria. Pero entre los sabores populares y las costumbres de aquella típica cultura, resalta una que a mi modo de ver, resulta muy graciosa y bastante particular, el “condón de los años pasados”.

No siendo exclusivo de esos años, porque de hecho se implementó en años (quizá siglos) atrás, el preservativo de la época resultaba ser ni más ni menos la parte interior de un animal. Siempre que mis estudiantes en mis cátedras de historia y sociología me preguntaban “profe… profe… cual era el condón de antes, como se protegían los abuelitos…”, mi respuesta era la misma, “era el cuero de un cerdo”, y es que justamente así era. En tiempos pasados, los de nuestros abuelos (para los que tenemos 30 años) y mas allá, no era común el cuidarse, ni siquiera se podría decir que existía un método de anticoncepción, era el “bótelo afuera” o el “a pelo es mejor porque soy macho”, la práctica sexual estaba impregnada de una misoginia sin precedentes y la mujer no siempre llevaba la mejor parte.

Hablar de sexualidad hoy en día es notablemente menos complejo que hace algunos años, pero la sexualidad y como ésta se expresaba en tiempos pasados nos resulta a los ojos de hoy algo muy curioso. Calzones comestibles, juguetes sexuales, posiciones del kamasutra y demás fetiches no eran siquiera concebidos en la vida íntima de nuestros abuelitos, porque “cabalgar” y “la posición del misionero” no eran prácticas para nada comunes en los albores del conflictivo siglo 20. Pero entonces pues, cuál era el “today” de los tiempos antiguos?, aunque muchos aun sigan sin creerlo, el “método efectivo” resultaba ser el cuero de un cerdo. Para preparar una comida típica en Colombia conocida como “fritanga” o “rellenas”, que para quienes no sean de aquí eran y siguen siendo simplemente embutidos parecidos a la salchicha, se implementaba (y aun) el cuero de un cerdo, generalmente una parte de la tripa que luego de lavarse muy bien se utilizaba para preparar estas sabrosas comidas. Pero lejos de ser este su único uso, dicho “cuerito” que tiene la forma similar a la de un condón se usaba como método para “control de natalidad”, y a décadas de llegar el primer condón de látex, los abuelos que no querían tener su décimo hijo, implementaban dicho método aun sabiendo que su elasticidad y resistencia no eran para nada similares a las del preservativo moderno que conocemos.

Siempre oímos el viejo adagio de “todo tiempo pasado fue mejor”, pero existen momentos y cuestiones que para nada están a favor de dicha afirmación. No me quiero imaginar entonces, como resultaba la planificación familiar que, lejos de existir, venía a la cantidad X de hijos que “midios” o la providencia permitieran tener, quisiera la mujer o no. Entre aquello y los tiempos actuales en materia de sexualidad hay bastantes ambigüedades, si comparamos el sexo reguetonero de unos jóvenes de 16 años de hoy en día con dos jóvenes de 16 años en 1919 pues simplemente no hay mucho que se pueda decir. Por fortuna, hoy por hoy gozamos de fetiches más placenteros y de una mentalidad más abierta que la que la santísima iglesia católica permitía en esos interesantes años.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post