Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Master Of Stalking

23 Septiembre 2015 , Escrito por Coronel Sarcasmo Etiquetado en #Vloggs

MASTER OF STALKING

En los tiempos modernos la internet es un medio de masificación de información, un terreno fértil donde nuevas relaciones amorosas y nuevas formas de organización social se están dando, donde a través de una red digital se construyen relaciones amistosas, amores y quién lo diría, relaciones maritales, algo que hace tan solo tres décadas era impensable. Dentro de esta era moderna aparecen fenómenos sociales bastante pintorescos, jamás hubiéramos podido imaginar que un mundo intangible y digital como la internet influyera a tan gran escala en la dimensión social. Existe un fenómeno socio-digital bastante curioso dentro de los estudios de los vínculos virtuales llamado “stalking”. El stalking, que en ingles traduce literalmente "asecho" no es más que el espionaje básico por internet.

Aquí no hablamos de hackear o de espiar en el propio sentido de la palabra, aunque hay que decir que en las distintas variantes del stalking (basico, moderado y fuerte) hay niveles muy desagradables que rayan con el acoso brutal y la psicopatìa, el stalking al que me refiero es más bien un espionaje superficial o básico, es solo el “vistazo” o el “echar un ojo” al perfil y vida cotidiana de una persona. Este fenómeno se ha hecho muy común y masivo en la red social Facebook, donde todos día tras día le “echan un ojito” al perfil de un amigo, amiga, mozo, moza, “fuck friend” o en castellano “amigos con derechos”, ex novias y etc etc, nos hemos vuelto queramos o no, neguémoslo o no en maestros del espionaje disimulado, nos hemos vuelto masters of stalking.

El “stalkeo” tiene diversos significados y también múltiples “aplicaciones” en la era moderna, desde saber de alguien que no vemos hace años hasta estar bien al tanto de que hace y que no hace aquella persona que desde la sombras es espiada, aun sin tenerla agregada a nuestros contactos. Para algunos es espionaje como tal, para otros es simplemente una “revisión” hipócrita de la vida íntima digital de alguien que por algún motivo no le hablamos en la vida real. Familiares con quien no se habla, personas de nuestro agrado o desagrado y así por el estilo, es pues el stalking una práctica tan común como la paja y tan cotidiana como el pedo mañanero, el que lo niega goza de una sutil hipocresía.

Desde que nuestras vidas se volvieron digitales y públicas, nuestros más grandes y acérrimos enemigos hasta nuestros más grandes y acérrimos admiradores estarán siempre pendientes de lo que hacemos, y reitero, aun estando desde el público sin ser uno de nuestros amigos. Y es que hacer stalking es tan fácil que bien podría yo dar aquí un tutorial paso a paso de cómo saber, a través de fotos, comentarios, cantidad de likes, fechas y contextos de imágenes que está haciendo una persona aunque no la conozca.

Si bien es difícil huir o evitar que nuestra vida se haga pública a través de Facebook, lo que si podemos controlar es què revelamos, ya que en este perfil heroínico, cocaínico y narcodependiente que es Facebook podemos controlar que publicamos y que contamos de nuestras vidas, si, es público, sí, todos lo miran, pero de nosotros depende que sepan los demás, y en aquel perfil debe estar solo lo que queremos que los demás sepan. El stalking llegó para quedarse, al igual que la masturbación, es hipócrita el que niegue alguna vez no haberlo hecho aunque sea en una ocasión, y si bien hay que tener prudencia de solicitudes de amistad desconocidas y de personajes extraños que navegan por la red, es de criterio y sentido común (los adolescentes no lo tienen) no andar diciendo lo que no queremos que los demás sepan, tener cuidado con la gente peligrosa y navegar en el pútrido mundo de la internet con malicia indígena y precaución.

Facebook es un medio útil para el entretenimiento, pero es la gente que quizá no sabe usar esta herramienta. Alguien alguna vez vociferaba que: “la CIA creó y patrocinó Facebook para no tomarse la molestia de hacer inteligencia a la vieja usanza sino al alcance de un perfil falso (con el que también se puede hacer stalking). Finalmente podemos decir que la culpa no es de quien hace stalking, sino de quien publica tonterías y cosas demasiado íntimas, como su menstruación o cuánto gana, o cosas así, es la gente tonta quienes nos dan el gusto, al ritmo de un buen café, el hacer stalking como deporte digital.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post