Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

MEMORIAS DE UN ADICTO A LA INTERNET

3 Agosto 2018 , Escrito por Coronel Sarcasmo Etiquetado en #Vloggs

memorias de un adicto a la internet

Comienzo estos artículos como suelo comenzar la mayoría, con un breve regreso en el tiempo o alguna analogía estúpida pero con sentido reflexivo, siempre con el animo y la esperanza de que alguien en algún lugar se sienta identificado con ella o cuando menos, comprenda alguno de mis artículos. Hace muchos años, cuando era un adolescente en los años 2000 y 2002, en los comienzos de esa versión cutre y lánguida de la internet HTML, y de esos módems telefónicos miserables que ofrecían una conexión a internet aun mas miserable, yo pasaba mis días y mis tardes sumergido en todo lo que este universo digital naciente tenia para ofrecer, fue solo una década mas tarde (2012) que comprendi lo poderosa que seria la internet y todo el universo de cosas que tendría que ofrecer.

En aquellos años 2000 pasaba horas y horas (aveces hasta 11) cada dia leyendo artículos, buscando información, y si, por que no, también porno. Juegos de arcade y el tan entretenido y nostálgico Crash Bandicoot, que aun hoy recuerdo. Entre el frikismo y el gusto por la internet hay matices y niveles, “tonalidades” por asi decirlo, yo mismo me he considerado un friki y amante de la internet por años, pero conozco a verdaderos locos frikis otakus de niveles tan absurdos que me hacen ver a mi como un viejo ortodoxo. Todo tiene su medida, pero hoy 18 años después no temo decir, que soy un adicto a la internet. En mayor o menor medida, de forma moderada o quizá autojustificandome y siendo mas bien un total adicto al wifi, es sin duda mi posición consagrar mi gusto por la conexión inalámbrica. Desde aquella mediocre versión de internet del Windows XP de esos años, mi amor por los PC de escritorio, los juegos y la internet nunca cesaron.

Fueron la internet y la ciencia ficción mis refugios y mis bunkers emocionales de una vida real asquerosa, solitaria, depresiva y cuasi suicida. Cualquiera que me lea podrá decir que soy un estúpido emo, pero no, de hecho mi aspecto es bastante ortodoxo y tradicional, aveces quisiera darme una patada por que parezco burócrata de oficina, pero uno que tuvo su adolescencia sumergida en el mundo de la tecnología. Sin la internet seguramente no hubiera sobrevivido, era el “vicio” mas reconfortante que tenia, y entre las drogas y el alcohol, era el mas inofensivo que logre encontrar. Pero como no amar aquel refugio digital de videos sosos de youtube y de toda la evolución increíble que trajo ésta a partir del 2004, cuando llego al escenario Facebook y el millar de paginas de internet que nos hacen placenteramente perder el tiempo.

Mientras todos “juegan futbol”, beben cerveza, ven telenovelas y se enagenan constantemente viendo noticias y consumiendo toda clase de basura del sistema, nosotros los frikis adictos a la internet la pasamos viendo videos de suscripción en youtube con un vaso de jugo y unas papitas. Una forma de vida adaptada a la conexión constante de la red no es, después de todo, una forma mala. La mayor satisfacción es llegar a tu casa, prender tu computador y mientras todos están en bares y fiestas, tu tienes frente a tu pantalla todo un universo de contenido que puedes escoger a tu antojo, ya no estas atado a que la televisión te muestre lo que las cadenas quieran en sus paquetes de contenido, tu escoges que quieres ver y que quieres consumir.

Hoy por hoy siendo adulto pienso que no solo no he desperdiciado mi vida sino que en la misma ficción y la misma internet he tenido mi mayor educación, mi educación sexual no fue en cartillitas maricas de biología, sino en el porno grueso y guarro de xvideos y de nacho vidal, mi educación moral no vino de mis profesores prepotentes y pendejos de la universidad con sus doctorados en europa, sino de youtubers que en sus improvisados videos te daban consejos útiles, mi formación espiritual no vino de la iglesia y de la gran ramera de babilonia, sino de artículos que algún loco o desocupado como yo hizo mezclando sabiduría popular de la universidad de la vida y de budismo y filosofía oriental, Mis recetas de cocina ni siquiera vinieron de libros, sino de tutoriales en la red, mis mayores revelaciones conspiranoicas y las verdades del universo dichas entre letras y de forma subliminal no vinieron de mis 7 años en la universidad, sino de todas las películas de ciencia ficción que mas alla de sus efectos especiales lograron enseñarme la generosidad y la verdadera razón de la humanidad en este planeta.

En definitiva, la internet siendo sin duda un arma de doble filo, te destruye y daña o te ayuda a ser sabio y poderoso dependiendo del criterio, alvedrio e intenciones con que la uses, aquello que llamo INMUNIDAD MENTAL Y EMOCIONAL. En ella se esconden tremendos secretos solo aptos para mentes fuertes, como también mentiras y falsas ideas. En ella podrás encontrar los mejores consejos de toda tu vida, como también las mas terribles y horrendas recomendaciones. Desde enormes fakes hasta muy útiles tutoriales, desde juegos muy fantásticos hasta citas a ciegas que pueden salir muy mal, y desde erróneas formas de pensar hasta tu propia transformación espiritual y emocional, internet mismo puede salvarte la vida o inducirte a acabarla.

A mi internet no solo me rescato de la muerte y la depresión, sino adicionalmente me dio sabiduría y conocimiento, un entendimiento a un nivel que pocos llegan y logran digerir. Si quieres mi consejo, usa sabiamente ese planeta  de información llamado internet, y si eres un friki adicto a la internet que te cansaste de buscar novias amantes a pintarse las jodidas uñas y sacarte el dinero que tienes, no te avergüences ni por un segundo de este hermoso refugio que es internet, disfrutala con cuidado, y encontraras en ella un bastion a todos tus problemas, y un interesante pasaporte del mundo real de mierda a un lugar donde existen avatares, nicknames y personajes de videojuegos.

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: